Posteado por: bosquedealimentos | 13 septiembre 2011

Bosques de alimentos en la India


Aportado por Jose Luis

Este Verano he tenido ocasión de conocer algunos proyectos de agricultura natural y bosques de alimentos en la India, en concreto en Auroville, un proyecto de ciudad sostenible y mutidiversa que engloba muchas comunidades y proyectos por un mundo mejor. Es muy interesante como en diferentes puntos del planeta somos muchos los que experimentamos y diseñamos agrosistemas que imiten al máximo los ecosistemas naturales, minimizando nuestra intervención pero consiguiendo una buena producción de diversos alimentos al mismo tiempo que la fertilidad de nuestro suelo crece año tras año.

Mi primera experiencia fue en la casa de invitados donde me alojé (Collegue Guest House) donde puede observar como cultivaban bancales limitados por troncos de bambú y utilizando como suelo una mezcla de materia orgánica, tierra y restos vegetales. Los cultivos incluian algún árbol como papaya o platanera que diera sombra y frutos. También me llamó la atención como construian estructuras con bambú para dar sombra a los bancales y resguardarlos del sol, ya que estabamos en un clima tropical seco.

Otro día tuve ocasión de ayudar tratar con un preparado biodinámico un bosque de alimentos en una granja llamada Windarra, donde abundaban las guayabas y en menor cantidad plataneras, mangos, árboles del pan, aguacates, etc…

La siguiente visita fue a una granja experimental llamada Budha Garden, donde pude observar gran cantidad de asociaciones de plantas entre hortícolas, entre hortícolas y frutales, y por último entre cereales y leguminosas, todo siguiendo criterios de agricultura natural, sin laboreo o con el mínimo posible y sobre todo cuidando que el suelo siempre estuviera cubierto con materia orgánica y humus. En la foto se puede apreciar una asociación de plataneras, maiz y calabaceras, entre otras cosas.

Una de las últimas experiencias en Auroville fue de las más interesantes, porque conocí a un sabio de la agricultura natural, cuyos últimos años de vida los había dedicado a la observación de la naturaleza. Entre sus experiencias estaban la creación de bancales limitados con troncos, rellenos de poda troceada, tierra y materia orgánica. Pero lo más interesante es que había conseguido que las termitas y los hongos trabajaran para él, para conseguir transformar los restos vegetales en humus en poco tiempo. Además, había seleccionado unos pocos tipos de acacias que mejoraban su suelo (en la foto se ven algunas), se autosembraban y le aportaban los restos de madera para transformar en humus, que curiosamente troceaba él mismo con un machete junto dos trabajadores indios (en la última foto se vé el montón troceado). La última curiosidad fue un abono líquido de carbón que él mismo preparaba a partir de su madera y una especie de alambique de humo.

Personalmente, todos estos proyectos me han inspirado para seguir trabajando más directamente en campo, seguir creando proyectos reales y ocupar el mínimo tiempo en pensar o imaginar en lo que podría hacerse.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: